El Ardā Vīrāf, el relato persa del más allá

August 1, 2017

Wīrāz significa “el justo" (el bendito); y es el personaje principal del texto zoroastriano “Ardā Wīrāz-nāmag” o El Libro de Ardā Wīrāz.  Existen numerosas copias del Arda Viraf escritas en prosa y verso con ilustraciones con un fin pedagógico, y también se pueden encontrar en diferentes lenguas: persa, gujarati, sánscrito y árabe.

 Imagen tomada de Asian and African studies blog, “Zoroastrian visions of heaven and hell”,  en http://blogs.bl.uk/asian-and-african/2013/12/zoroastrian-visions-of-heaven-and-hell.html

 

 El  Arda Viraf (o Ardā Wīrāz) fue escrito en Pahlavi (pre-islámico persa) durante el período islámico temprano, y reflejan un tiempo de inestabilidad religiosa. La historia está ambientada en el reinado del fundador del Imperio Sasánido, Ardashir I aunque la historia no asumió su forma definitiva hasta los siglos IX a X.

Wiraz fue seleccionado entre siete fieles para verificar durante siete días la creencia zoroástrica sobre el mundo de los muertos, y la eficacia de los rituales de la comunidad zoroástrica, para luego traer consigo, el relato de las recompensas y castigos que esperan a las almas.

 

El alma de Wīrāz fue enviada junto con los personajes: Srosh el pío y Adar el ángel donde le llevaron al puente de Chinvat de Chakat-i-Daitik, lugar por el cual las almas de los muertos deben cruzar para ser juzgadas. “Después de todo esto, la amplitud de aquel Puente de Chinwad volvió nuevamente a nueve javelin. (2) Con la asistencia de Srosh el pío, y Adar el ángel, Yo crucé fácilmente, felizmente, con coraje, y triunfante, sobre el puente de Chinwad. (3) Yo conté con toda la protección de Mihr el ángel, y Rashn el justo, y Vai el bueno, y el ángel Warharan el poderoso, y el ángel Ashtad el que hace crecer al mundo, y la gloria de la buena religión de los Mazdayasnians; (4) y los ángeles guardianes (fravashis) de los píos, y los restantes espíritus que primero se inclinaron ante mí, Arda Viraf. (5) Yo incluso vi, Yo Arda Viraf, a Rashn el justo, quien sostenía entre sus manos la balanza amarilla dorada, y pesaba lo puro y lo impuro” (cap.5).

De la mano de Srosh y Adar, Wiraz pasara primero por el purgatorio y luego por diferentes sendas (Estrella, la Luna y el Sol) donde observará a ángeles, fieles religiosos, descendientes de Zoroastro, gobernantes justos, etc.; hasta llegar al Cielo.

En el cielo conoció a  Ohrmazd,  (Ahura Mazdā, del persa medio) dios supremo en la religión mazdea o zoroastriana. El Dios “ordenó a Srosh el pío, y Adar el ángel, (11) así: 'Toma a Arda Viraf, y muéstrale el lugar de recompense para los píos, (12) y también el lugar de castigo para los condenados” (cap. 11).   

Wiraz vio como las almas benditas disfrutaban de beneficios por sus buenas obras en vida: “También vi a las almas de los guerreros, cuyo caminar estaba en la más suprema alegría y  placer, junto a los reyes; (8) y las armas de buen acabado y los equipos de aquellos  héroes eran hechos en oro, adornados con joyas, bien-ornamentadas y todas artesanales; (9) y vestían maravillosos ropajes con mucha pompa y poder y triunfo. (10) Y para mi se veían sublimes (…)Vi también el pre-eminente mundo de los píos, el cual es la toda-gloriosa luz del espacio, muy perfumado con albahaca dulce, todo-adornado, todo-admirado, y espléndido, lleno de gloria y de cada alegría y cada placer, (22) con el cual nadie es saciado”.(cap. 14 y 15) 

Pero al llegar al infierno, Wiraz vio había un gran río compuesto de lágrimas derramadas por quienes lamentan y lloran a sus muertos.  Es por esta razón que aquellas almas que no son lloradas ni lamentadas cruzan con mayor facilidad el río, mientras que aquellos quienes han sido lamentados, su cruce es dificultoso.

Al observar a un alma  de un condenado, vió como un viento frío y maloliente llegaba a su encuentro. El alma se acercaba hacia el lugar donde habitaban los demonios, un lugar hediondo, y de donde salía a su encuentro una “mujer libertina, desnuda, decaída, bostezante, de piernas arqueadas, de caderas inclinadas, y manchas sin límites de tal manera que las mismas se unían unas con otras, como la más horrible, nociva criatura (khrafstar), más inmunda y más hedionda”. 

Weraz para poder observar las desgracias del infierno y no fuera afectado por éstas, tomaba la mano de Srosh el pío y Adar el ángel: “incluso pude ver la voraz obscenidad del infierno, como el más tenebroso pozo, descendiendo en un muy estrecho y tenebroso lugar; (7) en una tiniebla tan espesa que fue necesario mantenernos tomados de las manos; (8) y es tal el hedor que cada nariz inhala que el aire estrangula y hace perder el sentido y caer; (9) y a cuenta de tan pequeño confinamiento no es posible la existencia; (10) y cada uno piensa así: 'Yo estoy solo'; (11) y cuando han pasado tres días y noches el dice así: 'Se han completado nueve mil años, y ellos no me liberaran!' (12)” (cap. 18)

Las penas para los condenados son de las más severas: “alma de un hombre (2) quien, debido al hambre y sed, siempre gritaba así: 'Yo debo morir.' 3. y siempre se arrancaba sus cabellos y su barba, y devoraba su sangre, y arrojaba espuma por su boca”. La condena para el alma de una mujer que ha cometido adulterio: “estaba suspendida, colgada de sus pechos, en el infierno; (3) y criaturas nocivas (khrafstars) rondaban alrededor de todo su cuerpo”. Pero también era una condena grave para el hombre que practicara  sodomía o conquistara a mujeres casadas: “vi el alma de un hombre (2) a quién los colmillos de serpientes lo pinchaban y lo rasgaban; (3) y cuyos ojos, estaban vaciados por serpientes y gusanos; (4) y una espiga de hierro crecía [estaba ensartada] en la lengua.” 

 La torturas para el mal gobernante “el alma de un hombre quien colgaba en plena atmósfera, (2) y cincuenta demonios lo azotaban, por delante y por detrás, con dardos serpenteados”. Para aquellas almas que en vida habían cometido corrupción: “almas de varios hombres y varias mujeres (2) quienes estaban  suspendidos, cabeza abajo, en el infierno; (3) y serpientes y escorpiones y otras nocivas criaturas (khrafstars) picaban todos sus cuerpos”. 

 En el capítulo 53, Weraz es llevado a otro infierno en el desierto ubicado debajo del puente de Chinwad, donde se oían “los gemidos y llantos de Ahriman y los demonios y demonesas y muchas otras almas de condenados, llegaron de tal manera, de aquel lugar”.

Entre las faltas y crímenes que figuran en el relato se pueden enumerar: el adulterio, la condena contra el maltrato de animales, infanticidio, sodomía, corrupción, envidia, manufactura y creación de drogas, desobediencia matrimonial. Actitudes como el no ser caritativo ni generoso con el prójimo, mentir, falsedad, ser injusto, egoísta, malicia, desobediencia a la ley, etc.

Luego de pasar por los infiernos, Wiraz fue llevado nuevamente hasta Ohrmazd quién le dijo: “Un perfecto sirviente eres tu, pío Arda Viraf, el mensajero de los Mazdayasnians; ve hacia el mundo material, (6) y tal cual tu has visto y entendido, habla con sinceridad a los mundos; (7) Por Mí, quien soy Ohrmazd, estoy contigo; (8) todo el que habla correctamente y con la verdad, Yo lo honro y reconozco; (9) Así dirás a los sabios'”.   Luego aconsejó que: “Sólo hay un camino de piedad, el camino de la primitiva religión, y todas las demás vías son todas no vías. (16) Toma aquella vía la cual es la de la piedad, y no salgas de ella ni en la prosperidad, ni en la adversidad, ni en ningún momento; (17) y practica buenos pensamientos y buenas palabras y buenas obras; (18) y permanece en la misma religión la cual, recibida de mí, Spitaman Zartosht y Vishtasp esparcieron en el mundo; (19) y mantén la ley, pero abstente de lo impropio. (20) Y también ten presente esto, que el ganado es polvo, y el caballo es polvo, y el oro y la plata son polvo, y el cuerpo del hombre es polvo; (21) Sólo quien en el mundo practica la piedad y realiza sus deberes así como también buenas obras, sólo el no se mezcla con el polvo.' (22) Perfecto eres tu, Arda Viraf! Vé y prospera; (23) pues cada átomo de pureza y toda purificación que tu realices y mantengas, (24) y todo aquello que mantengas en el marco de la ley, (25) y la purificación y ceremonial, cuando tú los realices, en tal manera, que sea agradable a Dios, Yo lo sabré todo”.(cap. 101, Epílogo)

 

Curiosidades:

Se cree que el Libro del Arda Viraf ha servido de influencia para la composición de la obra de “la Divina Comedia” escrita siglos después por Dante Alighieri (1265-1321), ya sea por las numerosas similitudes y por la temática del relato. (Sí te interesa podes leer el texto en español de “El Arda Viraf Namak, ¿Fuente irania de la Divina Comedia?” en https://www.webislam.com/articulos/29673-el_arda_viraf_namak_fuente_irania_de_la_divina_comedia.html

El número “Siete” se repite a lo largo de todo el relato: siete hermanas de Wiraf, siete días de viaje, siete fieles, etc.

Wīrāz fue elegido, debido a su virtud, por su comunidad reunida en el templo del fuego de Ādur Farnbag y le fue requerido beber un narcótico denominado mang. Sus siete hermanas, que eran sus esposas se opusieron fuertemente al sometimiento de la prueba, pero al final consintieron. Wīrāz estuvo inconsciente durante siete días y noches; Y durante este tiempo sus hermanas y otros lo cuidaron, orando y recitando los textos del Avesta (libro sagrado del Mazdeísmo).

Cuando Arda Viraf observa las bendiciones de las almas felices en un jardín de aroma dulce en el paraíso donde los pájaros cantan, los pescados de oro nadan y donde , personas mientras vivían, mataban ranas, escorpiones, serpientes, hormigas y otras criaturas malvadas (khrastar y hasharat), una de las acciones más meritorias que un buen zoroastriano podía realizar 1.

 

Material consultado

“El Libro Arda Viraf”, Traducido al Inglés por el Prof. Martin Haug de la universidad de Munich, revisado por el Sacerdote Parsi Hoshangji.  Desde  Los Sagrados Libros y la Literatura Antigua del Este, Volumen VII: Antigua Persia, Ed. Charles F. Home, Ph.D., Traducido al Español por Yury Jakymec,  2003,  Comunidad Aschavan, Chile, en http://www.traditioperennis.com/ZOROASTRISMO/El_libro_Arda_Viraf.pdf

Asian and African studies blog, “Zoroastrian visions of heaven and hell”, 05-12-2013, en http://blogs.bl.uk/asian-and-african/2013/12/zoroastrian-visions-of-heaven-and-hell.html

Encyclopedia Iranica, “Arda Wiraz”, en http://www.iranicaonline.org/articles/arda-wiraz-wiraz

Sergio Fritz Roa,     “El Arda Viraf Namak, ¿Fuente irania de la Divina Comedia?”, WebIslam, 12/08/2006, en https://www.webislam.com/articulos/29673-el_arda_viraf_namak_fuente_irania_de_la_divina_comedia.html

 

1. Asian and African studies blog “Zoroastrian visions of heaven and hell”,  en http://blogs.bl.uk/asian-and-african/2013/12/zoroastrian-visions-of-heaven-and-hell.html

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Asia Viewers

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn