Paseando por el Palacio de Verano 圓明園 de Beijing

El Palacio fue construido en 1750 con el fin de trasladar a la corte imperial de la dinastía Qing (1644-1911) durante el verano para evitar el calor de Beijing (aunque se encuentra a solo 20 km de la Ciudad Prohibida) El paisaje natural montañoso, lagos, y abundante vegetación se combinan con construcciones: pabellones, salas, palacios, templos y puentes que terminan formando un conjunto armonioso de valor estético excepcional.

 

En 1998 la UNESCO declaró al Palacio de Verano como  Patrimonio Cultural de la Humanidad por su belleza e historia.  Fue gran parte destruido y saqueado por las fuerzas occidentales en 1860 y restaurado en 1886 por el emperador Guangxu para uso de la emperatriz viuda Cixi.  Poco tiempo después, fue dañado nuevamente durante la Rebelión Boxer en 190; y  fue restaurado siendo un parque público desde 1924.

 

En el antiguo Palacio de Verano se encontraban las estatuas de bronce con cabezas de animales Había doce estatuas en total y cada una representando un animal del zodiaco (Rata, búfalo, tigre conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo). Las estatuas fueron encargadas por el emperador Qianlong (1736-1795) y se cree que han sido diseñados por el artista  jesuita Giuseppe Castiglione y confeccionadas por artesanos de la corte. Desde las cabezas de estas estatuas de bronce pulverizaban agua por la boca y lo hacía cada dos horas una cabeza diferente. Tradicionalmente  el tiempo se medía en 12 períodos de dos horas.  En el año 1860, durante la Segunda Guerra del Opio, las fuerzas de la coalición del Imperio Británico y el Segundo Imperio francés invadieron China y prendieron fuego al Palacio de Verano. El conocido Yuan Ming Yuan, o el Jardín del brillo perfecto, fue ocupado por los ejércitos, destruyendo su arquitectura y tomando entre otros tesoros las estatuas del zodiaco.  Lo cierto es que las cabezas desaparecieron, si bien la ubicación de varias de las cabezas de bronce son desconocidas, se han recuperado a la fecha las siguientes: el búfalo, el mono, el tigre, caballo, el cerdo, el gallo, la rata y el conejo. (exhibidas en el Poly Art Museum de Beijing, en el National Museum of China y el Capital Museum.

 

Desde la entrada Norte del Palacio  que nos recibe con un gran puente del que desde allí se ve un paisaje de lo más hermoso: la calle Suzhou es un tramo de 300 m de largo en las dos orillas del lago Houhu, donde se ubican 60 locales  que representan a los comercios que existían siglos atrás de antigüedades, joyerías, sederías y venta de té, muestras de caligrafía etc. Cuenta la leyenda que "Un día, el emperador Qianlong durante la visita a Suzhou, se vistió como un peregrino y llegó a un convento budista donde conoció a una bella monja. Profundamente atraído por su belleza encantadora, el emperador quería llevarla de vuelta a su palacio. Pero sí hacía esto rompería las normas budistas para elegir públicamente una monja como concubina. Después de regresar a Beijing, el emperador finalmente consiguió una buena manera de resolver este problema: ordenó la construcción de un "Templo Quanzong" para la monja. El emperador ordenó la construcción de una calle comercial cerca del Templo y trasladó a un gran número de comerciantes y tiendas. El emperador y su concubina contemplaban a menudo la belleza del lugar y la calle paso ser conocida como la calle de Suzhou.

El Palacio cuenta con una extensión de más de 290 hectáreas y está rodeado por el Lago Kunming, que ocupa una tercera parte del terreno. La costa oriental del lago Kunming en el este y la isla de Nanhu en el oeste, se conectan por el puente de los 17  Arcos (十七 孔 桥) que fue construido durante el reinado del emperador Qianlong (1711-1799). El puente presenta una longitud de 150 m y 8 m de ancho. En la columna de los parapetos hay 544 leones tallado en mármol blanco y en cada extremo del puente hay una bestia tallada. Con el mayor arco en medio del puente flanqueado por otros dieciséis, los visitantes pueden contar con nueve arcos de diferentes medidas desde el centro hacia cada extremo del puente. De acuerdo con el pensamiento antiguo, el número nueve simboliza la buena fortuna y la seguridad; y el cuidado diseño del puente encarna a la perfección.

 

El Palacio de Verano, en mi opinión, es el lugar más hermoso de Beijing, y visita obligada al viajar a la ciudad. El Palacio te transporta a otros tiempos, a pesar de la cantidad de gente que visita el recinto, la armonía y la belleza se mantienen.  El “Jardín de la Armonía” donde, según cuentan, la emperatriz Cixi pasaba sus tardes tomando el té mientras contemplaba la belleza de los lotos que todavía emergen del agua, puentecitos que unen los pabellones entre sí y la arquitectura tradicional son dignas de contemplación.

 

 

Material utilizado

 

Lu Ru Cai, “El Palacio de Verano, jardín imperial de Beijing”, en

http://www.chinatoday.com.cn/hoy/72.htm

Chinahighlights, “Summer Palace”

http://www.chinahighlights.com/beijing/attraction/summer-palace.htm

Unesco, “Summer Palace, an Imperial Garden in Beijing”, http://whc.unesco.org/en/list/880/

Beijing Trip, “Summer Palace”, en

https://www.beijingtrip.com/attractions/summer/

Cultural China, “Seventeen-Arch Bridge”, en

http://arts.cultural-china.com/en/85A9813A13813.html

Travel China Guide, “Suzhou Market Street (Suzhoujie)”, en

https://www.travelchinaguide.com/attraction/beijing/summer/suzhou.htm

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Asia Viewers

  • Facebook icono social
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Icono social LinkedIn